NESI Chile en el Foro Internacional de Innovación Social

El pasado jueves 05 de diciembre, en el marco del desarrollo de la versión 2019 del Foro Internacional de Innovación social, se realizó el conversatorio abierto “Alternativas Económicas para reducir la desigualdad en Chile”.

El objetivo de esta actividad fue reunir a distintos y distintas representantes de organizaciones ligadas al desarrollo de nuevas economías cuyas experiencias sirven para pensar en fórmulas que contribuyan a reducir los altos niveles de desigualdad que hoy día existen en el país.

Abrió la actividad el director de Doble Impacto, Gerardo Wijnant, quien declaró que “es necesario cambiar la mirada, hacer las cosas distintas, para hacernos cargo de los desafíos actuales: las nuevas economías, orientadas al desarrollo sostenible, pueden ayudarnos a eso”.

Una vez iniciada la mesa redonda, Catalina Rubilar, Coordinadora de Extensión y Comunicaciones del Centro Internacional de Economía Social y Cooperativa, destacó el rol de las cooperativas, según explicó, “son sociedades autónomas, que se reúnen de manera voluntaria para hacer frente a las necesidades que tenemos los seres humanos a través de un acuerdo común”.

Luego de esto, se abrió la palabra para los(as) panelistas. El primer turno estuvo a cargo de Claudia Albarracín, Presidenta de la Asociación Chilena por el Fomento de la Economía del Bien Común, “la economía del bien común prioriza a las personas, busca mejorar la economía en base a pilares democráticos y su fin es buscar el bien común a partir de la cooperación”.

A continuación, fue el turno de Sebastián Cantuarias, director de Doble Impacto, abordando la conversación desde la Banca Ética. En este modelo, explicó, un banco es una institución que “entiende que tiene un rol importante en la sociedad y busca que el dinero fluya a iniciativas positivas para ella”.

Posteriormente, Paola Leiva, miembro de la organización Comercio Justo, expuso que las bases de este tipo de comercio son “generar relaciones de largo plazo, donde haya un acercamiento entre comprador y vendedor y que esto genere réditos en lo ambiental, social y económico”.

En esta área de desarrollo, continuó, se pone especial atención para “rechazar el trabajo infantil y la explotación laboral, el objetivo es fomentar una real inclusión en todo sentido”. Al fin y al cabo, uno de los objetivos del comercio justo –indicó- es “generar oportunidades para pequeños productores y establecer relaciones solidarias”.

Finalmente fue el turno de Fiorella Montoya, directora de Desarrollo de Sistema B Chile, declarando que “hay que considerar el impacto que genera cada empresa más allá de las utilidades y los costos” y resaltó el rol de las universidades como espacios donde se enseñe una manera distinta de hacer negocios.

La actividad se desarrolló en el Hub de la comuna de Providencia y contó con una participación de más de 70 oyentes.

Diciembre, 2019