0

En un discurso realizado por la presidenta Michel Bachelet en la Región de la Araucanía el pasado 23 de junio, la mandataria no solo presentó el “Plan de Reconocimiento y Desarrollo Araucanía”, también aprovechó la instancia para pedir perdón al pueblo Mapuche.


Foto1
La creación del Instituto de Desarrollo Cooperativo, se gesta con el objetivo de fortalecer la asociatividad entre organizaciones sociales y productivas. Orientado a la formación de capital humano con pertinencia cultural, a fortalecer la asociatividad de los productores mapuches y estimular redes de innovación y comercialización para sus propios productos.

“Cuando este Centro entre en funcionamiento, se le hará entrega del Pabellón “El Amor de Chile”, que nos representará en Milán y hoy está a los pies del Ñileo, como símbolo de reconocimiento y apoyo a las organizaciones cooperativas de la región”, aseguró la presidenta.

El “Plan de Reconocimiento y Desarrollo Araucanía” tiene como objetivo cambiar la mirada respecto de la relación del Estado Chileno con sus pueblos originarios y específicamente con la Región de la Araucanía. En su discurso, la presidenta resaltó la creación de políticas de reconocimiento de los pueblos indígenas, donde se incluyen nuevas formas de participación y reparación.

En este punto la mandataría recordó que en el 2016, se realizó el proceso “Constituyente Indígena” y aseguró que las proposiciones que surgieron de este proceso serán incluidas en el proyecto de Nueva Constitución que será enviado al Congreso Nacional en los próximos días.

También en su discurso destacó los proyectos de ley que crean el Ministerio de Pueblos Indígenas, el Consejo de Pueblos Indígenas y el Comité Interministerial para que actualice el catastro de las tierras y aguas indígenas.

Otros de los anuncios que la mandataria entregó en este discurso fueron la modificación de las normas del Fondo de Tierras, la inversión de cerca de 35 mil millones anuales por los próximos cinco años para reducir la brecha en Agua Potable Rural y también la asignación de 28 mil millones anuales para las construcción de cerca de tres mil kilómetros de caminos, entre otros.

La instancia también se presentó como un escenario perfecto para que Michel Bachelet como presidenta de Chile pidiera perdón a los pueblos originarios en especial a los Mapuches por los desencuentros y postergación que ha afectado a la Región de la Araucanía desde hace siglos. Ver el discurso aquí